El Sistema del Aparato Fonador o Vocal

¿Qué es El Aparato del Sistema Fonador?

A menos que haya un problema especial, hablar nuestra lengua madre es algo que hacemos sin esfuerzo e inconscientemente que no nos damos cuenta no sólo de los procesos cognitivos muy complejos que subyacen en el acto de hablar, sino también de los increíbles procesos mecánicos involucrados en la articulación de las palabras correctamente que es de lo que trata el sistema del aparato fonador.

El sistema del aparato fonador humano es como dos tipos de instrumentos musicales a la vez: un instrumento de viento y un instrumento de cuerda. Este aparato incluye una fuente de viento (los pulmones), los componentes que vibran (las cuerdas vocales en la laringe), y una serie de cámaras de resonancia (la faringe, la boca, y las cavidades nasales). Así es como todos estos componentes trabajan juntos cuando usted habla.

Dentro del aparato del sistema fonador el primer componente de este aparato son los pulmones que proporcionan el aire necesario y que por lo tanto pueden ser descrito como el "generador". Cuando usted está hablando, sus inhalaciones son más rápidas y más cortos y se respira más con su boca, mientras que de ser lo contrario sólo inhala por la nariz. Cuando usted exhala mientras habla, sube el volumen y la presión de la corriente de aire para hacer vibrar las cuerdas vocales en la laringe.

Tambièn el aparato fonador lo compone la laringe la cual es un conjunto de músculos y trozos de cartílago, con diversos grados de movilidad, que puede elevarse o bajarse como una puerta para proteger a los bronquios y los pulmones de los alimentos y otros cuerpos extraños. Cuando usted traga alimentos, su laringe se eleva, mientras que la epiglotis, un colgajo de cartílago ubicado en la entrada a la laringe, se cierra sobre él para bloquear las vías respiratorias superiores y dejar que los alimentos se muevan a través del esófago hasta el estómago con seguridad.

Cuando usted habla, el aire expulsado de los pulmones se mueve hacia arriba a desde la tráquea a la laringe, donde pasa por encima de las cuerdas vocales. Estas cuerdas son un par de músculos y ligamentos de, color blanco nacarado, de 20 a 25 milímetros de largo, y revestidos con moco. Constituyen el segundo componente del aparato del sistema fonador: el "vibrador".
AparatoSistema.com
El Aparato Fonador y La Sistema Fonador
. Aprenda más de esto .
Aparato Circulatorio  |   Aparato Respiratorio   |   Aparato Digestivo   |   FB - Twitter   |   Contacto
Aparato Locomotor   |   Aparato Excretor   |   Aparato Reproductor   |   Aparato Femenino   |   Aparato Masculino
Aparato Cardiovascular   |   Aparato Urinario   |   Aparato Golgi   |   Aparato Nervioso   |   Aparato Fonador
Copyright © 2014 Aparato Sistema  |   Condiciones de Uso   |   Renuncia   |   Politica de Privacidad   |   Fotos
Las cuerdas vocales que pertenecen al sistema fonador se unen horizontalmente desde el cartílago tiroides (la "manzana de Adán" en los hombres) en la parte delantera de los cartílagos aritenoides en la parte trasera. Moviendo estos cartílagos mientras habla, se altera la longitud y la posición de las cuerdas vocales. Cuando usted comienza a decir algo, los cartílagos aritenoides pulsan las cuerdas vocales el uno contra el otro, cerrando así la abertura entre ellas (conocida como la glotis).

Bajo la presión del aire que es exhalado, las cuerdas vocales separadas, a continuación, cierran de nuevo inmediatamente, causando la presión de aire debajo de la glotis para incrementarse nuevamente. Al abrir y cerrar rápidamente la glotis durante la fonación, las cuerdas vocales entonces liberan el aire de los pulmones en una corriente de vibración. Cuando usted pronuncia una oraciòn, se modifica la frecuencia de vibración de las cuerdas vocales muchas veces para producir las vibraciones acústicas (sonidos) que son la materia prima de las palabras mismas del sistema del aparato fonador.

Para que estos sonidos sean transformados en palabras, se les debe entonces dar forma por el resto del aparato del sistema fonador. El primer paso en este proceso se produce en la cavidad faríngea, donde los sistemas respiratorio y digestivo se unen. La faringe y las fosas con los que se comunica (las cavidades nasales, la boca y la laringe) actuan como un "resonador", que altera los sonidos que salen de sus cuerdas vocales, amplifica ciertas frecuencias y atenúa otras.

La transformación de los sonidos de la laringe se completa entonces por la posición del paladar blando, la lengua, los dientes, los labios, y otras partes de la boca, que actúan como "moduladores" para este sonido. Si bien la laringe produce las vibraciones sin la cual usted no tendría voz, son estas otras partes de su aparato vocal que hacen que su voz sea tan flexible y versátil. Y lo hacen de diferentes maneras. Su paladar blando ya sea que bloquea el paso de las cavidades nasales superiores o la deja abierta para que la corriente de aire vibrante pueda entrar en ellas. Sus mandíbulas abrie o cierra para cambiar el tamaño de la cavidad oral. Su lengua cambia la forma y posición para alterar esta cavidad posterior. La lengua y los labios obstruyen el flujo de aire a través de los dientes a diversos grados. Los labios también alterar su forma, se abren, cierran, fruncen, se estiran, y así sucesivamente, para dar forma al sonido adicional en el sistema fonador.

En el sistema del aparato fonador para producir el sonido de las vocales, por ejemplo, debe mover la lengua hacia la parte delantera del paladar, que se ensancha la cavidad faríngea mientras que aumenta ligeramente la laringe. Para producir sonidos por ejemplo se debe bajar la mandíbula y la lengua. Para pronunciar las consonantes, debe realizar varios movimientos de la lengua y los labios. Por ejemplo, puede muever la lengua y los labios con el fin de frenar la corriente de aire de salida. Para pronunciar algunas letras se detiene el flujo de aire y luego soltarlo, con mayor o menor nitidez. Para producir una alguna otra letra se hace vibrar la corriente de aire, y así sucesivamente.
¿Es el aparato del sistema fonador humano esencial para el hablar?

Los científicos creen desde hace tiempo que la razón principal por la que los otros primates nunca había logrado dominar el lenguaje humano a pesar de todos los esfuerzos que se habían hecho para enseñarles, era que la anatomía particular del sistema de su aparato fonador les impidió hacerlo así. En los monos, como en los bebés humanos, la laringe se sitúa muy alto en el cuello, lo que le impediría producir todos los sonidos del lenguaje humano. Pero esta posición tiene ciertas ventajas: por ejemplo, tanto los simios y los bebés pueden respirar por la nariz mientras se continúa para comer.

En contraste, en los seres humanos adultos, la posición baja de la laringe significa que las rutas hacia el estómago y los pulmones se cruzan, aumentando así los riesgos de asfixia. Por tanto, parece que la ventaja que ofrece esta laringe descendida es un sistema de comunicación vocal que hace que este riesgo de asfixia valga la pena.

Los estudios de modelización y simulación en el sistema del aparato fonador han demostrado, sin embargo, que las limitadas capacidades fonatorias de la laringe de los primates y los bebès situada en alta posición, sólo representan una desventaja relativamente menor en términos de lenguaje. Por lo demás, la alta posición de la laringe en los bebés humanos no les impide imitar algunos sonidos vocales del adulto ya desde los 4 meses de edad, y de producir sus primeras palabras 8 meses más tarde, cuando la laringe se encuentra aun muy alta y la cavidad faríngea es todavía muy pequeña. La razón de que los simios y los bebés más pequeños no se puede hablar, por tanto, parecen no ser que su laringe estè muy alto, sino que carecen de las habilidades cognitivas necesarias para dominar el lenguaje.

El Descenso de La Laringe en el Curso de la Evolución

En el Australopithecus, la laringe aún no había descendido, por lo que los individuos transmitìan información por medio de gritos y gestos. Como los primeros humanos fueron adoptando una postura erguida, poco a poco trajo la posición de su cabeza hacia atrás y hacia arriba para que se inclinara hacia atrás en la base del cráneo, lo que provoca que el cuello emerja y la laringe descienda en su aparato fonador.

Desde la base del cráneo constituye el techo del sistema del aparato fonador, los registros fósiles nos dan una idea de cuando en el tiempo evolutivo la laringe descendió. Indicaciones de este descenso han sido encontradas en los cráneos de Homo ergaster, de hace casi 2 millones de años. Un cráneo de Homo heidelbergensis encontrado en Etiopía muestra que la laringe casi había llegado a su posición actual desde hace 600,000 años. Estos resultados llevan a la conclusión de que un aparato vocal capaz de un  lenguaje articulado probablemente ya existía hace casi medio millón de años antes de que la gente comenzara a hablar.

Por tanto, parece poco probable que el aparato del sistema fonador humano fuera seleccionado "para" el lenguaje. Puede haberse conferido algunas ventajas en la comunicación pre-lingüística, pero se trató de una presión selectiva suficiente? Algunos autores creen que esta posición baja de la laringe puede haber permitido ciertas ventajas con respecto a la respiración. Otros autores señalan que las otras especies animales, además de los seres humanos (ciervo, por ejemplo), también tienen laringes bajas. Estos autores por lo tanto, creen que esta característica anatómica puede haber evolucionado porque le permite a animales hacer sonidos que a otros les lleva a creer que son más grandes de lo que realmente son.

Por consiguiente, no es sorprendente que el aparato fonador humano resultara ser una exaptación: en otras palabras, una adaptación a las presiones de selección para otros fines que el habla, pero cuyo resultado-una laringe descendiente facilitara la articulación de las palabras.


Para Ver Fotos del Aparato del Sistema Fonador,
Clic Aquí