EL SISTEMA DEL APARATO LOCOMOTOR

¿Qué es El Aparato del Sistema Locomotor?

El sistema locomotor se define como los movimientos que son resultado de la contracción y la relajación coordinada de grupos de músculos. La contracción de los músculos motores primarios con la relajación recìproca de los antagonistas. Los músculos sinergistas son los músculos que estabilizan las articulaciones proximales y mantienen las posturas adecuadas para hacer el movimiento más eficaz. La actividad voluntaria es iniciada por la neurona superior motora (NMS por sus siglas en inglès), que consta de neuronas de la corteza motora (área precentral) y sus conexiones de fibras. La relajación de los antagonistas y la actividad de los sinergistas son coordinados por el cerebelo. El mantenimiento de la postura está mediada en gran parte a través del sistema extrapiramidal y de los reflejos vestibulares y espinal.

Las influencias de la neurona superior motora, el sistema extrapiramidal y el cerebelo sobre la célula del asta anterior de la médula espinal o los núcleos motores del tronco cerebral, que tiene conexiones con grupos de fibras musculares. La unidad de motor inferior que es la ruta común final consiste en la células del asta anterior y sus conexiones eferentes. Considerando que la neurona motora inferior (LMN por sus siglas en ingles) inerva grupos de fibras musculares, las neuronas motoras superiores como mediadoras de los movimientos.

Dentro del Aparato del Sistema Locomotor La Neurona Motora Superior
Esta consta de las células corticales (células piramidales) que están situadas en la zona del motor (giro pre-central) y sus axones que pasan por el tallo cerebral y la médula espinal para alcanzar los núcleos del tronco cerebral o las células del asta anterior del lado opuesto. En el área motora, que representa el lado opuesto de las partes del cuerpo se representan de arriba hacia abajo en el orden del perineo, pie, pierna, muslo, tronco, brazo, la representación es proporcional a la importancia funcional de la pieza, de modo que la mano, cara, y pies y reciben una zona más amplia de la corteza motora que las otras partes.

En el sistema locomotor desde la corteza motora, las fibras se proyectan hacia abajo a través de la región subcortical para llegar a la cápsula interna donde las fibras motoras están en contacto estrecho y ocupan los dos tercios anteriores de la extremidad posterior de la cápsula interna. En la cápsula interna, las fibras de la cabeza están en frente y los de las extremidades inferiores están detrás. Aún más atrás en la extremidad posterior de la cápsula interna están las fibras sensoriales, las fibras visuales, y las fibras auditivas. Desde la cápsula interna, las fibras motoras pasan a través del mesencéfalo (donde se llevan a cabo en los pendùnculos cerebrales), el puente (donde se rompen en pequeños fragmentos y son atravesados ​​por otras zonas de fibras), y la mèdula (donde se agregan para formar pirámides medulares).
Aparato Circulatorio  |   Aparato Respiratorio   |   Aparato Digestivo   |   FB - Twitter   |   Contacto
Aparato Locomotor   |   Aparato Excretor   |   Aparato Reproductor   |   Aparato Femenino   |   Aparato Masculino
Aparato Cardiovascular   |   Aparato Urinario   |   Aparato Golgi   |   Aparato Nervioso   |   Aparato Fonador
Copyright © 2016 Aparato Sistema  |   Condiciones de Uso   |   Renuncia   |   Politica de Privacidad   |   Fotos
En el cerebro medio, el tracto piramidal está en estrecha relación con el tercer núcleo nervioso, en la protuberancia que está cerca del séptimo núcleo nervioso, y en la médula que está cerca del doceavo núcleo nervioso. Por lo tanto, las lesiones en estos niveles también incluyen los núcleos del nervio craneal correspondiente. En el tronco del encéfalo (cerebro medio, la protuberancia y bulbo raquídeo) el tracto piramidal da fibras de la neurona motora superior a los núcleos de los nervios craneales del lado opuesto.

En el extremo inferior de la médula, la mayor parte de la vía piramidal (aproximadamente 80%) cruza al lado opuesto. Y esta vía piramidal cruzada desciende en el tracto corticoespinal lateral a lo largo de la longitud completa de la médula espinal para suministrar las células de asta anteriores. Las fibras no cruzadas descienden en la médula espinal como en el tracto corticoespinal anterior y en diferentes segmentos espinales también cruzan al lado opuesto para suministrar las células del asta anterior. Por lo tanto, puede verse que la neurona motora superior controla el tallo cerebral y el núcleo espinal del lado opuesto.

En el aparato locomotor las lesiones del tracto piramidal resultan en la pérdida de la actividad voluntaria. A partir de que la neurona motora superior  normalmente lleva fibras que inhiben los reflejos de estiramiento mediadas por la neurona motoras inferior, las lesiones de la neurona motora superior dan como resultado la exageración de los reflejos de estiramiento. Los reflejos superficiales (reflejos cutáneos protectores) también se alteran.

Las lesiones de la neurona motora superior clínicamente
se caracterizan por los siguientes signos
:

1) La pérdida de energía voluntaria

2) Aumento en el tono muscular y de la rigidez tipo navaja también conocido como espasticidad. Esto es la resistencia a la circulación pasiva. Los músculos se relajan, una vez que esta fase se supera. Los músculos flexores de la extremidad superior y los músculos extensores de la extremidad inferior son máximamente afectados.

3) Exageración de los reflejos tendinosos profundos: Cuando los reflejos tendinosos profundos son exagerados, un simple aumento en la amplitud puede ocurrir incluso sin trastornos neurológicos, por ejemplo: ansiedad. La desigualdad entre los reflejos que corresponden a cada lado es de gran valor diagnóstico. En las lesiones bilaterales de la neurona motora superior por encima del nivel de la protuberancia, el reflejo de estiramiento de la mandíbula  también es exagerado. Cuando la lesión de la neurona motora superior está positivamente determinado, puede originar el desarrollo de clonus ( contracciones musculares confusas). En la práctica clínica, el clonus patelar y el clonus de tobillo son los más comúnmente buscados.

4) La alteración de los reflejos superficiales: Los reflejos abdominales y cremastéricos se pierden. La respuesta plantar: se convierte extensor. Se conoce como el signo de Babinski. Normalmente al frotar la cara lateral del pie, desde el talón hasta la punta del dedo gordo del pie con un objeto punzante una serie de respuestas se produce. El dedo gordo del pie se flexiona, los cuatro dedos laterales también flexionar y se amontonan juntos. Contracción mínima del tensor fascia lata, los aductores del muslo y sartorio se producen. Esta respuesta en su conjunto se conoce como la respuesta plantar del “flexora”.

Tambien encontramos que dentro del sistema del aparato locomotor, en la  lesión de la neurona superior motora, cuando un estímulo nociceptivo se aplica a la cara lateral del pie, el dedo gordo del pie se extiende (dorsiflexiona), y los otros se dedos se extienden en abanico y se dorsiflexionan. Con fuertes estímulos, el tobillo se dorsiflexiona, la cadera y la rodilla se flexiona. Si la lesión de la neurona motora superior es pequeña, esta respuesta anormal es obtenible sólo desde el margen lateral de la planta del pie. A medida que la lesión se extiende, la respuesta puede ser obtenida mediante la aplicación del estímulo sobre un área más amplia, tales como la cara medial del pie y la pierna. Estos son conocidos por nombres diferentes.

Signo de Oppenheim:
Respuesta plantar extensora que se obtiene al acariciar la espinilla de la pierna.

Signo de Gordon:
Apretando el tendón de Aquiles para provocar la respuesta plantar extensora.

Signo de Chaddock:
Un movimiento ligero aplicado a la cara lateral del dorso del pie, para provocar la respuesta extensora.

El estudiante del sistema del aparato locomotor debe aprender a provocar la respuesta plantar con cuidado ya que es de gran valor para decidir sobre la presencia o ausencia de una lesión de la neurona motora superior. La respuesta plantar es normalmente extenosora en los bebés hasta la edad de un año, momento en el cual los tractos corticoespinales se vuelven mielinizados. Cuando el bebé aprende a caminar, la respuesta plantar se convierte en flexora. La respuesta plantar extensora es bilateral en el sueño profundo y coma.

5) Ausencia de pèrdida: En lesión de la neurona superior motora, a diferencia de lesión de la neurona inferior motora, la pèrdida es ausente. Esto es porque la unidad inferior motora está intacta, de manera que la actividad refleja y las influencias tróficas se conservan. El desuso prolongado puede dar lugar a la atrofia leve.

6) Las reacciones eléctricas de los músculos afectados se conservan inalterados. Puesto que en el sistema locomotor la lesión de la neurona superior motora comienza en la corteza después de un largo camino es esencial determinar el nivel en el que se interrumpe.

Las lesiones corticales: Estas se caracterizan por parálisis localizada de un lado de la cara, o de miembro etc. Desde el área de moro de la corteza es extensa, sólo lesiones grandes producen hemiplejía total. La presencia de otros trastornos corticales como la afasia y la epilepsia jacksoniana son sugestivos de lesiones corticales en el sistema del aparato locomotor.

Cápsula interna: Puesto que todas las fibras piramidales se llevan a cabo dentro de un área pequeña en esta estructura, las lesiones a este nivel producen parálisis extensa del lado opuesto resultando en la hemiplejia en el que se paralizó la cara superior y las extremidades inferiores y a la mitad del tronco. La extensión de la lesión posteriormente da como resultado hemianestesia y hemianopsia también se encuentran en el aparato locomotor.

Las Lesiones del Tronco Cerebral en El Sistema Locomotor:

Las lesiones en el mesencéfalo,
la protuberancia y la médula conducen a paralisis de la neurona inferior motora del nervio craneal correspondiente y en la lesión de la neurona superior motora en el lado opuesto (hemiplejia cruzada)

Lesión de Mesencéfalo ipsilateral,
a la lesión del tercer nervio y hemiplejía del lado opuesto.

Lesiòn Pontina ipsilateral,
a la lesión del sèptmo nervio y hemiplejía del lado opuesto.

Lesiòn Medular ipsilateral,
a la lesión del doceavo nervio y hemiplejía del lado opuesto.

En el sistema del aparato locomotor se encuentran las Lesiones de la médula espinal: puesto que la mayor parte del tracto piramidal ha cruzado en el margen inferior de la medula, las lesiones por debajo de este nivel producen lesiones ipsilaterales de la neurona superior motora. En muchos casos las lesiones son bilaterales. El nivel de la lesión se determina por la presencia de otras señales que la acompañan, tales como pérdida de la sensibilidad y la intervención de la neurona inferior motora en el segmento afectado. En únicas lesiones del tracto piramidal, el nivel superior se determina por la pérdida de poder voluntario y anormalidades reflejas.

Neurona Inferior Motora (LMN por sus siglas en inglès):
Las células motoras de los núcleos de los nervios craneales del tronco cerebral y las células del asta anterior de la médula espinal de las neuronas motoras inferiores. Los axones de estas células alcanzan el nervio periférico mixto (de la médula espinal surgen como la raíz del nervio anterior) y suministran el revestimiento motor terminal de un grupo de músculos. La célula de asta anterior, su axón y el grupo de fibras musculares que suministra incluyen una unidad motora inferior. Todos los músculos son suministrados por varias de estas unidades motoras. La célula de asta es afectada por los impulsos del cerebelo y por aferencias sensoriales de las raíces nerviosas posteriores. La neurona motora inferior es una parte integral del arco reflejo espinal. Es el camino final común de toda la actividad motora (tanto voluntaria como refleja) de todos los músculos. La Integridad de la neurona motora inferior es esencial para mantener la nutrición normal y el tamaño de la fibra muscular y cuando la neurona motora inferior está dañado, los músculos correspondientes experimentan atrofia en el sistema locomotor.

Los signos de lesión de la neurona motora inferior
en el sistema del aparato locomotor
:

1) Pérdida de todo el movimiento voluntario y reflejo.

2) La pérdida de tono-flacidez

3) Emaciación, que aparece a las 2-3 semanas de la lesión.

4) La pérdida de los reflejos tendinosos profundos y los reflejos superficiales correspondientes.

5) Las fibras musculares denervadas se contraen espontáneamente. La contracción de las fibras musculares individuales se llama fibrilación. Esto no es visible, pero pueden ser detectadas por electromiografía. Los grupos de fibras musculares que están dañadas, pero que aún son capaces de contraerse espontáneamente dan lugar a fasciculaciones visibles.

6) Los músculos atróficos experimentan contracturas.

7) La actividad eléctrica del músculo se altera y esto puede ser detectado por electromiografia El patrón de pérdida motora depende del sitio afectado de la neurona inferior motora.

Las lesiones de las células del asta anterior o de la raíz anterior darán lugar a la pérdida segmentaria de la función. Las lesiones en el nervio periférico dan lugar a parálisis de los músculos inervados por el nervio. a menudo las lesiones de los nervios periféricos se asocian con alteraciones sensoriales en el sistema locomotor.
AparatoSistema.com
El Aparato Respiratorio y La Sistema Digestivo